La calle del olvido - Los secretos


Los Secretos es un grupo de música pop rock español fundado en Madrid y que ha desarrollado su carrera desde los años 80 del siglo XX hasta la actualidad. Se les ha relacionado habitualmente con la movida madrileña, llegando incluso a realizarse documentales en RTVE que dicen que esta comenzó con el renombrado Concierto homenaje a Canito, aunque ellos han preferido siempre identificarse con los grupos surgidos bajo la influencia de la New Wave británica. Su formación ha cambiado a lo largo de los años. A lo largo de los años el núcleo principal de Los Secretos fue el integrado por los hermanos Urquijo (1980-1984): Javier (sólo al comienzo), Enrique (hasta su muerte en 1999) y Álvaro en la primera época con tres LP editados en Polydor.

Los Secretos se han revelado a través de más de treinta años en activo, y gracias a numerosas canciones consideradas clásicas (entre las que figuran Déjame, Sobre un vidrio mojado, Quiero beber hasta perder el control y Pero a tu lado), como una de las agrupaciones más importantes de la historia de la música pop rock española. Su época de mayor éxito profesional se dio en los años 90, cuando encadenaron los exitosos álbumes Adiós, tristeza y Cambio de planes y posteriormente el recopilatorio Grandes éxitos.
Un momento muy delicado en su historia llegó en 1999 con la muerte de Enrique Urquijo, que hoy 17 de noviembre, hace ya 13 años. fue un duro golpe que, sin embargo, contribuyó a un renacer de la banda con la publicación del álbum homenaje A tu lado en el año 2000, que contó con numerosas colaboraciones de artistas próximos al grupo.

Ya son 17 años sin ti, y la verdad se echa de menos tu tristeza.

Letra:

Ahora que todo acabó y que el tiempo te ha vencido,
y tu amigo te dejó dices que cuentas conmigo.

Como tienes el valor, yo que siempre me he dolido
de recordar lo que fue y lo que pudo haber sido.

Por la calle del olvido vagan tu sombra y la mía,
cada una en una acera por las cosas de la vida.

Por la calle del olvido donde nunca brilla el día,
condenados a una noche tan oscura como fría.

No sabes lo que luché para no soñar contigo
y no quieres entender que por fin lo he conseguido.

Yo estaba dispuesto a todo para tenerte conmigo
hasta hubiera trabajado, y te fuiste con mi amigo.

Por la calle del olvido vagan tu sombra y la mía,
cada una en una acera por las cosas de la vida.

Por la calle del olvido donde nunca brilla el día,
condenados a una noche tan oscura como fría

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La mataré - Loquillo y Los Trogloditas

Poem without words - Anne Clark

Insurrección - Manolo García